Sadaharu Oh - La fuerza encaminante del título del Japón
Written by Jim Rednour   
Jugador legendario, el manager escribe más Historia

Sadaharu Oh, el jugador más legendario y reseñado en la historia del béisbol japonés, guió a su equipo a la victoria sobre un peleador equipo cubano en la final del Clásico Mundial de Béisbol 2006, ganando 10-6. Acto seguido, Oh aceptó el flamante trofeo del Clásico de manos del Comisionado del Béisbol de Ligas Mayores Bud Selig a nombre de sus jugadores, y muy probablemente, de toda la nación japonesa.
"Mis jugadores mostraron un desempeño fantástico esta noche,” dijo Oh. "Sé que lo hacemos por el Japón. "Nos han estado apoyando tanto, es por eso que pudimos lograr esto y por eso nos gustaría compartir este gran momento con aquellos fanáticos en el Japón y también aquí.”

Oh no está desacostumbrado ser el centro de atención, aún cuando llega a un nivel internacional. El manager de 65 años es una leyenda, poseedor de la distinción de ser el bateador de jonrones más prolífico en la historia del béisbol profesional.

Antes del inicio del juego, Oh caminó del brazo con su compañero miembro del Club de los 500 Jonrones y leyenda del bateo, el poseedor del récord de las Ligas Mayores, Henry Aaron. En la línea de la tercera base, Oh se detuvo, le entregó a Aaron una pelota y Aaron se encaminó al montículo a lanzar la primera bola.

Los nombres de Aaron y Oh han estado ligados por casi 30 años, desde que Oh superó el récord de Aaron con su jonrón número 756 el 3 de septiembre de 1977, para establecer el récord del mayor número de jonrones en todo el béisbol profesional. Oh concluyó su carrera de 22 años con los Gigantes de Yomiuri en 1980, con 868 jonrones.




Con las leyendas Sadaharu Oh como manager del equipo e Ichiro Suzuki en el jardín derecho, los japoneses terminaron ganando 5 juegos a 3 en el torneo, derrotando a los archienemigos Corea y Cuba durante los últimos tres días. Durante ambos partidos, Ichiro fue colocado como tercer bateador en la alineación y terminó el torneo bateando .364 (de 33 - 12) bateando de hit en cada uno de los ocho partidos de Japón. Al preguntársele si se había esforzado más en San Diego, Ichiro dijo: "Es probable que no sea bueno que lo piense, pero no me importaba si me lastimaba. Tanto así deseaba ganar el campeonato."

Para los japoneses, este fue un momento de éxtasis instantáneo y entonces un momento de reconocimiento de que la racha de este equipo en particular se había terminado. Pero ese momento durará en los corazones de todos los fanáticos japoneses del béisbol, dijo Oh que puede haber superado posición de líder mundial con 868 jonrones como jugador con esta sencilla victoria como manager. “¡Los fanáticos nos han dado tanto apoyo!”, dijo Oh. "Es por ello que pudimos lograr esto. Por eso que nos gustaría compartir este gran momento con todos allá en nuestro país y con quienes estuvieron aquí."

La victoria tampoco es algo nuevo para Oh. Como jugador, impulsó a los Gigantes a nueve títulos consecutivos de Series Japonesas de 1965 a 73. Como manager, ganó campeonatos del béisbol profesional japonés en 1999 y en 2003 con los Halcones de Fukuoka Daiei, a quienes ha dirigido desde 1995. Pero el haber ganado el Clásico Mundial de Béisbol inaugural está clasificado entre sus más grandes logros.

Aunque los jugadores decidieron este torneo, era justo que Oh estuviera en el centro del júbilo posterior al juego - como estuvieron los clavos que usó durante este juego el campeonato. Van en camino hacia el Salón de la Fama y Museo del Béisbol, para unirse a un uniforme de la época de jugador activo de Oh que ya reside en el Salón.

Otros artículos usados por los jugadores japoneses mientras ganaban el primer Clásico Mundial de Béisbol son:

Camiseta del Equipo Japón usada por el JMV Daisuke Matsuzaka

Gorra de béisbol usada por el bateador Nobuhiko Matsunaka

Casco de bateo usado por Ichiro Suzuki

Chamarra de calentamiento usada por el lanzador Koji Uehara




Del.icio.us!Technorati!Newsvine!Blogmarks!Yahoo!