Juego Inaugural
Written by Jim Rednour   

Frank Robinson Fue el Rey del Juego Inaugural

Mientras los Miembros del Club de los 500 Jonrones Babe Ruth, Willie Mays y Eddie Mathews conectaron siete jonrones cada uno en juegos inaugurales, ningún bateador jamás pegó tantos jonrones en juegos inaugurales como su compañero de club Frank Robinson. El jardinero miembro del Salón de la Fama bateó ocho cuadrangulares en juegos inaugurales durante su carrera, tres con Cincinnati, tres con Baltimore, uno con California, y uno con Cleveland.

Además de su marca de más jonrones en juegos inaugurales, ningún otro bateador ha igualado la hazaña de Robinson de pegar jonrones en Juegos Inaugurales con cuatro equipos diferentes. El último jonrón de Robinson en un Juego Inaugural, con Cleveland el 8 de abril de 1975, lo conectó como manejador/jugador, en su primer turno al bate en ese papel, cuando se convirtió en el primer manejador afro americano en la historia de las ligas mayores.

Ruth era el Rey del Juego Inaugural

En el Juego Inaugural del 18 de abril de 1923, Babe Ruth entró al recién inaugurado estadio de los Yanquis en Nueva York y dijo: ”daría un año de mi vida si pudiera pegar un jonrón en juego inaugural en éste hermoso estadio nuevo." Ruth celebró el juego inaugural. Sabía lo importante que era iniciar bien la temporada, y mantener a los fanáticos de Nueva York de su lado. En 18 juegos inaugurales, bateó para un promedio de .422 con cinco dobles, un triple y siete jonrones.

Willie Mays inaugura a lo grande

A solamente un mes de cumplir sus 40 años, Willie Mays pegó su jonrón número 629 al primer lanzamiento que vio en el Juego Inaugural del 6 de abril de 1971, para guiar a los Gigantes a una victoria de 4-0 sobre los Padres. Mays conectó siete jonrones en juegos inaugurales, pero éste, en el crepúsculo de su carrera de Salón de la Fama, quizás fue el más memorable.

Eddie Mathews pega dos en juegos inaugurales - Dos veces

Eddie Mathews fue uno de solamente dos jugadores que tuvieron dos juegos inaugurales con dos jonrones cada uno - y lo logró en dos ocasiones distintas. Mathews pegó dos jonrones para Milwaukee cuando iniciaron la temporada en Cincinnati el 13 de abril de 1954 y contra Pittsburgh el 15 de abril de 1958.

Hazañas inaugurales de Hank Aaron

El Martillo Hank Aaron pegó dos jonrones en el Juego Inaugural. El primero fue el 17 de abril de 1956 contra los Cachorros de Chicago, en Milwaukee. Su otro jonrón inaugural vino en su primer batazo de la temporada de 1974 el 4 de abril de ese año en el estadio Riverfront de Cincinnati... y fue histórico - el número 714 que empató la marca de todos los tiempos de Babe Ruth.

Cuarteto inaugural de Mantle

Mickey Mantle pegó cuatro jonrones en juegos inaugurales. Después de pegar el jonrón que decidió el juego inaugural del 13 de abril de 1955, Mickey inició la siguiente temporada de manera explosiva al pegar dos tremendos jonrones en el Juego Inaugural contra los Senadores de Washington en el Estadio Griffith de Washington, DC., el 17 de Abril de1956.

El Presidente Eisenhower animó a Mickey desde su asiento detrás del dugout de los Senadores. Ambos jonrones fueron candentes líneas que viajaron más de 500 pies, librando la barda de 31 pies en el jardín central. El primero fue a dar al techo de una casa al otro lado de la calle frente al estadio, y el segundo pegó en unos árboles y rodó hasta la Calle Quinta. Sólo Babe Ruth había bateado una pelota que pegara en los árboles fuera del Estado Griffith.

10 de abril de 1962: Mickey pega su último jonrón inaugural el 10 de abril de 1962. Voló mas de 425 pies hasta las gradas entre los jardines derecho y central en el Yankee Stadium y los Yanquis superaron a Baltimore 7-6.

Jonrón inaugural decisivo de Mike Schmidt

En el Juego Inaugural de 1974. con los Filis perdiendo 4-3 en la parte baja de la novena entrada, el miembro del Club de los 500 Jonrones Mike Schmidt pegó un jonrón decisivo contra Tug McGraw de los Mets de Nueva York. Solamente pegó dos jonrones más en el mes de abril, pero se mantuvo alrededor de .300 toda la temporada, terminando con un promedio de .282 y con el primero de tres campeonatos consecutivos de jonrones.

El último jonrón de la carrera de Mel Ott llegó en un Juego Inaugural

El último jonrón de la carrera del Miembro del Club de los 500 jonrones Mel Ott (511) fue en el juego inaugural del 6 de abril de 1946, contra los Filis, en el Estadio Polo Grounds.
Ott, manejador y jugador de los Gigantes, pegó un jonrón en la primera entrada en la victoria de Nueva York, 8-4. Sus 511 jonrones duraron como marca en la Liga Nacional hasta que Willie Mays la superó en 1966.

Ted Williams hizo lo que quiso en el Juego Inaugural

Ted Williams participó en 14 partidos inaugurales y pegó de hit en todos ellos. Williams bateó 22 de 49 (.449) en juegos inaugurales de temporada, con siete dobles, un triple, tres jonrones, 14 carreras empujadas y nueve anotadas.

Big Mac ataca en el Juego Inaugural

Cuando el miembro del Club de los 500 jonrones Mark McGwire pegó un jonrón con las bases llenas contra los Dodgers para ganar el primer juego de la temporada de 1988, se convirtió en el primer miembro de los Cardenales en pegar un jonrón con casa llena en un partido inaugural en los 107 años del club. A partir de ahí, McGwire pegó jonrones en cuatro juegos seguidos para iniciar su ataque a los libros de records. Pegó 27 jonrones para fines de mayo y ya tenía 50 para fines de agosto, convirtiéndose en el primer jugador en la historia del béisbol en pegar 50 de ellos durante tres años seguidos. Destruyó todas las marcas al pegar un sorprendente total de 70 en el año.

Los Yanquis honran a Mantle y a Maris en el Juego Inaugural, pero Jackson se roba el espectáculo

En lo que se suponía que fuera un día para honrar el regreso de los miembros del club de los 500 jonrones, Mickey Mantle y Roger Maris (los chicos M & M), las hazañas de una estrella ascendente (y futuro miembro del club de los 500 jonrones) Reggie Jackson, y un cierto dulce que llevaba su nombre, acapararon los titulares.

A los tipazos de Standard Brands Confectionary se les ocurrió la idea de regalar barras de dulce REGGIE! a los fanáticos que asistieron al juego inaugural de la segunda temporada de Reggie Jackson con los Yanquis. El dulce no estaba nada mal; una mezcla de 25 centavos con chocolate, cacahuates y miel de maíz, envuelta en un paquetito cuadrado anaranjado con la fotografía de Jackson en pleno swing al frente.

En la primera entrada, con dos hombres embasados, Jackson mandó una bola de nudillos, que no se movió, por encima de la cerca en lo profundo del jardín central. En cuanto la pelota salió del parque, mientras Reggie aun corría las bases, empezó la lluvia de dulces. Siguieron lloviendo durante los siguientes cinco minutos; una lluvia de cuadritos azul con naranja, cubriendo el pasto en los jardines izquierdo y derecho, mientras la multitud rugía y cantaba, ''¡Reggie! ¡Reggie!'' Los encargados del mantenimiento del campo los limpiaron en un santiamén y los Yanquis se encaminaron a una fácil victoria por 4-2.

Reggie, con su ojo histriónico, tomó las cosas con calma. ''Me supuse que llegarían al campo,” dijo después del juego. ''Lo agradecí. Fue un gesto agradable.''





Del.icio.us!Technorati!Newsvine!Blogmarks!Yahoo!