El éxito de Nomo abrió las puertas Print E-mail
Written by Jim Rednour   

Después del Tornado, siguieron otras estrellas japonesas

El primer jugador nativo japonés en ganarse un lugar en un equipo de Ligas Mayores tuvo una carrera tan breve que tuvieron que pasar otros treinta años para que el siguiente hiciera siquiera el intento de lograr la difícil transición. Por lo visto, Hideo Nomo no fue ningún Masanori Murakami.

Murakami, el pionero original del béisbol japonés, permaneció durante parte de dos temporadas (1964-65) con los Gigantes de San Francisco, registrando récord de 5-1 y un porcentaje de carreras limpias admitidas de 3.43 en 54 partidos. No eran números malos, pero no tuvo el tipo de carrera que convenciera a algunos otros de los mejores jugadores japoneses a cruzar el océano y enfrentar la “mejor calidad” del béisbol en Estados Unidos.

Pero el influjo de jugadores criados en Japón empezó en 1995 cuando Nomo, enredado en una disputa contractual con los Búfalos de Kintetsu, firmó con los Dodgers de Los Angeles. El primer seleccionado en el draft de Japón, que llegó a los 1,000 ponches en su carrera más rápido que cualquier otro en la historia del béisbol japonés, se convirtió en un superestrella con los Dodgers en su temporada de debut.

Armado con un windup (posición de impulsarse) peculiar, en el que le da la espalda al bateador, Nomo sorprendió a muchos al ganar nueve de sus primeros 12 juegos mientras registraba un PCLA de 1.91, convirtiéndose en el primer jugador nativo de Japón nombrado para participar en un Juego de Estrellas.



Hideo Nomo lanzando con los Dodgers de Los Angeles



También fue seleccionado como Novato del Año en la Liga Nacional, dando lugar a una controversia que aún existe hoy en día: ¿Deben ser elegibles los jugadores profesionales de otros países para el premio que puede obtenerse solo una vez en las Ligas Mayores de Estados Unidos?

El hecho de que algunos de los jugadores japoneses sean suficientemente buenos para ser siquiera candidatos para el premio es una prueba de lo lejos que han llegado los japoneses en el desarrollo del talento beisbolístico. Esto no era problema hace 11 años - antes de que Nomo y otros empezaran a triunfar en grande en las grandes ligas.

Desde su llegada, ha habido cinco nativos japoneses que han participado en el Juego de Estrellas: Nomo (1995); Ichiro Suzuki (2001-03); Kazuhiro Sasaki (2001-02), Shigetoshi Hasegawa (2003) and Hideki Matsui (2003).

Seattle se ha sacado la lotería con los japoneses tres veces.

El relevista derecho Sasaki se convirtió en el líder de juegos salvados de la franquicia con 129 durante su carrera de cuatro años. La temporada pasada Hasegawa estableció un récord de franquicia por el PCLA más bajo. Y el jardinero derecho Ichiro ha sido aún mejor de lo que se esperaba. El siete veces campeón bateador de la Liga del Pacífico inició su carrera en las Ligas Mayores con un título de bateo y es uno de solamente tres jugadores en la historia que han empezado sus carreras con tres temporadas seguidas de 200 hits.

Los Yanquis están bateando .500 hasta ahora con sus dos importaciones japonesas.

Aunque Hideki Irabu batalló durante sus primeras tres temporadas en Nueva York, Matsui tuvo una sólida temporada de novato en el 2003, bateando .287 con 16 jonrones y 106 carreras producidas. Se esperaban más jonrones del conocido como "Godzilla", especialmente después de haber bateado 332 de ellos en 10 temporadas con los Gigantes de Yomiuri.

Ahora hay otro Matsui en Gotham para compartir el escenario.

Al paracorto Kazuo Matsui, que firmó con los Mets esta pretemporada, se le conoce más que nada por su racha de 1,143 juegos consecutivos con los Leones de Seibu, la quinta más larga en la historia del Japón.

Ichiro dice que hay una clave para una transición armoniosa.

"Si un jugador confía en si mismo, puede (tener éxito)”, expresó. "Es una cultura distinta y con costumbres diferentes, pero el béisbol es el béisbol. Tenemos que ajustarnos fuera del campo de juego pero, dentro del campo de juego, el juego es el mismo." Ichiro tuvo la suficiente confianza en sí mismo para convertirse en el campeón bateador de la Liga Americana, Novato del Año, y Jugador Mas Valioso en el 2001, cuando ayudó a Seattle a ganar 116 juegos, un récord en la Liga Americana.





Del.icio.us!Technorati!Newsvine!Blogmarks!Yahoo!
 
< Prev   Next >

Patrocinador del 500hc.com en Español!

Atención empresas y fabricantes de productos:

Esta es su oportunidad de convertirse en el principal patrocinador de nuestra página de 500hrc.com. en español y su mensaje de acción de marca será visto por los aficionados de béisbol en todo el mundo.

Para obtener más información, llame a la presidenta del 500 Home Run Club Liz Banks al número (800) 676-7282 o envíe un email a This e-mail address is being protected from spam bots, you need JavaScript enabled to view it

500 Home Run Club in English